Vivimos en una era en la que la mayoría de las veces solo nos enfocamos en nuestras preocupaciones diarias. Desde las más pequeñas decisiones, sobre qué comer en el próximo almuerzo, hasta grandes problemas dentro de la empresa en la que trabajamos, o incluso en nuestras relaciones. Demasiadas preocupaciones. La verdad es que no hay mucho que hacer al respecto (lo siento). Todos estamos inmersos en largas listas de tareas pendientes, reteniendo los miedos y las cicatrices del pasado y ansiosos por lo que sucederá mañana. 

Desafortunadamente, esto es parte de nuestra realidad contemporánea. Pero no digo que todos estemos condenados. Puede ser diferente - en los detalles-. Y me encantaría mostrarte cómo.

 

Retrocedamos un poco en el tiempo. No tan lejos como en la época de los dinosaurios, solo un pelín. Justo antes de que existiera Internet. No hace tanto tiempo. Antes de que estuviéramos excesivamente conectados, ¿recuerdas lo que solíamos hacer entre los elementos de nuestro listado de tareas pendientes? ¿o incluso cuando todavía estábamos acostados en la cama? ¿Por la mañana o por la noche? 

Bueno, en aquel momento no teníamos redes sociales, ni grupos de WhatsApp locos, o memes (no) divertidos, spams y muchas más cosas, como ya sabes. ¿Qué hacíamos? ¿Aún te acuerdas? Tal vez tuviéramos conversaciones interesantes, la cena se alargara un poco más, siempre había un libro acostado al lado de nuestra cama. Simplemente disfrutábamos de la suavidad de nuestras sábanas antes de salir de la cama, o incluso mirábamos a nuestro compañero acostado a nuestro lado, acariciando su cabello, hecho el amor. A ellos, o incluso a nosotros mismos. 

Solíamos preparar una buena taza de café para compartir en la cama o para beber mientras mirábamos por la ventana. Tal vez llamáramos a nuestra madre, solo para decirle que estábamos bien después de la fiesta de la noche anterior. 

 

 

¿Y qué es tan diferente ahora? 

En lugar de libros, tenemos nuestro móvil pegado a nosotros todo el tiempo. En lugar de socios, tenemos millones de personas a las que seguimos, allí mismo. Todos ellos con sus vidas interesantes, y eso nos hace compararnos con los demás desde la primera hora de la mañana. Todavía podríamos preparar una buena taza de café, pero estamos más preocupados por hacer una buena foto y publicarla ¡ya!, para que otros puedan mirarla desde su cama y pensar "oh, ya está despierta y está tomando su café". Y nos olvidamos de sentir realmente el olor de ese café recién hecho y escuchar el canto de los pájaros. Nos olvidamos de observar, contemplar, estar presentes. Nos olvidamos de ser nosotros mismos. Y realmente, pero realmente, hacer exactamente lo que nos guste, lo que nos inspire, cuando abrimos los ojos.

 

El hecho de que salga el sol cada mañana es una verdadera bendición. Significa que todo el sistema funciona perfectamente. La naturaleza está funcionando para que nos sintamos vivos. Para contemplarla y ser parte de ella. Cada mañana nos trae belleza justo frente a nuestros ojos.

 

Pero, desafortunadamente, NOSOTROS estamos demasiado ahogados en nuestras propias mentes, inundados con alimentos libres de nutrientes, por una preocupación excesiva por la imagen, una falta de verdad, autenticidad y vulnerabilidad.

 

Y digo NOSOTROS, porque también soy un ser humano y, aunque tengo un estilo de vida bastante saludable y creativo, también me deslizo por estos patrones una y otra vez. Sin embargo, he creado algunas estrategias y he implementado algunas cosas como parte de mi rutina diaria, que me sacan de esos patrones y me devuelven a mí misma. Me gustaría compartir contigo algunos de estos pensamientos y acciones, de modo que quizás tú también puedas sentir la belleza creciendo desde dentro, sentirte más vivo y conectado a ti mismo todos los días.

 

Uno de los grandes elementos que tienen este poder sobre la humanidad es la belleza. Tiene el poder de alimentarnos, movernos e inspirarnos. Como dijo el filósofo Roger Scruton: "A través del arte y de la música, podemos enfrentar las cosas que nos preocupan. Encontramos consuelo y paz en su presencia. A través de la capacidad de la belleza, redimimos nuestro sufrimiento. Amplificamos nuestra alegría y encontramos consuelo para nuestras penas. Encontramos armonía. Un punto entre lo real y lo ideal".

 

 

 

Comencemos así. ¿Conoces esa música que realmente te gusta? No el heavy metal que te hace saltar de un lado a otro (eso es para otro momento), sino más bien la música que inmediatamente te hace querer cerrar los ojos y sentirla, atravesando tu cuerpo. Me gustaría pedirte que te pongas esa música ahora, antes de seguir leyendo. Si por casualidad no puedes pensar en una melodía en este momento, me gustaría compartirla contigo. Haz clic, aquí mismo, si tienes auriculares, te sugiero que los uses (¿de estos potentes con cancelación de ruido? ¡Aún mejor!). Y cierra los ojos hasta que la melodía se detenga.

 

E s c u c h a     c a d a      n o t a .

 

Cuando abras los ojos, me gustaría que observaras tu cuerpo. Tu mente. Tu corazón. ¿Cómo te sientes?

 

La música es una de las herramientas más poderosas para la inspiración. Es la belleza justo ahí; en nuestros oídos, nuestro cerebro y en todo nuestro cuerpo. La belleza es contemplación. Es apreciación.

 

La belleza es amor si nos permitimos quitarnos nuestras gafas de sol con filtro u ojos sesgados. Todo lo que tenemos que hacer es reducir la velocidad, observar y asimilar. Y eso significa generar tiempo para tener este momento. Y eso no significa hacer tiempo para ir a un museo o un concierto, sino más bien hacer tiempo dentro de tu rutina, para el silencio.

 

No se trata de postergar o estar inactivo. Consiste en estar atento a tu entorno. Hay composición, inspiración y belleza a nuestro alrededor. En la comida que consumimos, en el camino, en nuestras herramientas, nuestros hogares, en la forma en que nos conectamos con otros seres humanos, cómo sentimos una brisa fría tocando nuestra piel. O cómo bailan las hojas y las nubes con solo una pequeña ráfaga de viento. Pequeños insectos que se arrastran por el suelo y llevan hojas más grandes que ellos en la espalda. La forma en que el sol entra por nuestras ventanas cuando abrimos los ojos. Las sombras bailando en la pared. Tu suave piel y cabello, simplemente acostado sobre tus sábanas. El olor cálido del café que llena nuestros pulmones.

 

Hay mucho que ver y sentir. Y depende de nosotros desconectar de los ruidos que nos rodean, aunque solo sean diez minutos cada día. Conectar con las composiciones y melodías que nos traen de vuelta a nosotros mismos.

 

Alimenta tu mente, tu alma, tu cuerpo y tus emociones con belleza.

 

Créeme, merece la pena.

 

 

La música se puede utilizar como un gran desencadenante para entrenar tu mente frente a diferentes situaciones. Se convierte en un ancla para que "caigas en una cierta emoción" rápidamente. La uso mucho, y para eso he creado diferentes trajes de juego que me llevan inmediatamente a ciertos estados de ánimo, como la conexión con uno mismo, enfocarme en el trabajo, correr, entrenar, bailar sola en mi sala cuando siento la necesidad de dejar salir las cosas que tengo dentro. La música que escuchaste más arriba es parte de mi listado de músicas que me inspiran. Músicas que escucho mientras contemplo la naturaleza cuando elijo no solo escuchar el silencio. También es una playlist que escucho en medio de mi rutina, como hiciste tú, solo para traerme de vuelta al centro y conectarme con mi propia inspiración. Y me gustaría compartir esta playlist contigo, aquí mismo. Tal vez no sea el estilo de música lo que te inspire. Pero a lo mejor sí lo es, o tal vez pueda ser el detonante para que crees tu propia playlist inspiradora. ¡Todo depende de tí!

 

Si hubiera que decidir una fiel compañera de vida, una que nos traiga a la mente momentos de nuestra infancia, nos haga saltar de alegría, nos recuerde a ese alguien especial, erice nuestra piel,  acelere nuestro corazón o incluso nos haga llorar, la mayoría estaríamos de acuerdo en su nombre: MÚSICA.
La música es una de las mayores experiencias sensoriales que podemos disfrutar. Incluso está demostrado que aprendemos antes a responder ante las emociones generadas por la música que a las palabras.
 

 
Las conexiones que se producen en el cerebro al escuchar música hace que sea un fuerte motor para relajarnos, energizarnos, motivar nuestra concentración o incluso ayudar a la distracción para paliar el dolor. 
Por algunas de estas razones podemos decir, también, que la música es un medio de comunicación y socialización. Gracias a ella compartimos sensaciones con personas desconocidas; como cuando el público de un concierto está conectado por una misma melodía o cuando el escuchar unas notas determinadas se siente la imperante necesidad de bailar.
A veces también se han visto colores y formas a través de la música (como le pasó al pintor ruso  Vasili Kandinsky) o se vincula directamente con la ciencia y el universo. Pero tampoco se puede obviar su trivial uso dentro del mundo del marketing, así en los ambientes de consumo y los espacios nocturnos la música se convierte en la herramienta clave para potenciar la demanda de un producto.
 

 
A veces actúa como refugio, cuando necesitamos desahogarnos en la intimidad y  es el acompañamiento de una canción lo  que le da algo más de sentido al momento. Por ello se usa mucho en terapias, porque lo que a veces no consiguen las palabras si lo consigue la música, creando vínculos hasta en distintas clases de seres vivos.
Podríamos escribir un sin fin de sensaciones y explicaciones sobre los efectos de la música en nuestro cerebro y por lo tanto en nuestro cuerpo, como el aumento de la resistencia física (por los estímulos musicales) o el control el sistema cardiovascular,  pero esta vez queremos resaltar a la música como ese gran motor del recuerdo. Su potencia es tal que la reacción ante una canción puede traer a la mente un momento olvidado hasta en personas con problemas de memoria.
 

 
Muchas veces hemos hablado del olfato y los olores de Per Purr como vía para transportarnos a otros espacios. Pero hoy queríamos resaltar este elemento que parece acompañar a las personas desde hace más de 8.000 años y que está presente cada día en nuestras oficinas y laboratorio de Madrid. La música  nos ayuda a  generar un ambiente enérgico y positivo que queremos compartir con la siguiente playlist: Trabaja al ritmo de Per Purr
¡Disfruta de ti y de tu entorno, con música y con Per Purr!

Una belleza comprometida
Suscríbete y recibe un 10% de descuento en tu primer pedido
Subscription Form
cartmagnifiercrossmenuchevron-down linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram