La miel puede sustituir el azúcar, pero además de endulzar tiene propiedades bactericidas y antisépticas, por lo que es un antibiótico natural y sin contraindicaciones.
Lo que mucha gente no sabe es que estas mismas propiedades se pueden aprovechar para la piel, para cualquier tipo de problema. Es un excelente cicatrizante, ayuda a prevenir infecciones en heridas y quemaduras y es anti-inflamatorio. No tiene restricciones, vale para pieles todo tipo de pieles.
En el caso de las que tienen acné, el efecto antiinflamatorio y curativo de la miel, ayudará a que la piel responda muy bien al tratamiento, incluso mucho mejor que con muchos de los cosméticos.
En pieles con alergia, irritación o quemaduras tiene efecto calmante, aliviando el enrojecimiento.
En piel seca, hidrata e ilumina, dejando la piel más luminosa y exuberante.
Otra de sus cualidades increíbles es que en pieles grasas tiene un efecto astringente y controla los reflejos no deseados.
Es decir, la miel es perfecta para todo tipo de pieles, es un remedio casero estrella.
Incluso si tu piel no tiene ningún síntoma, si está perfectamente sana, puedes usar la miel en tus cuidados diarios, ayuda a mantener una piel perfecta, brillante y con un nivel adecuado de hidratación. En este caso, con una vez a la semana sería suficiente.

miel1

Foto: Miel pura de abejas para curar tu piel


Modo de uso en la piel:
No tiene mucho misterio con una cucharada será más que suficiente. Limpia a fondo la piel con tu producto habitual utilizando agua tibia. Aplica la miel haciendo movimientos circulares por todo el rostro durante unos minutos. Déjalo durante 30 minutos y retirar con agua tibia. Tratamiento ideal para antes de acostarte, así a la mañana siguiente tu piel estará como nueva.
Añádele además 3 o 4 gotas de extracto de propóleo, si tu piel sufre de acné o está irritada, ayudará a calmar y a proteger la piel. Además si necesitas que tu piel cicatrice, puedes poner unas gotas aceite esencial de lavanda.
Modo de uso en el pelo:
Calienta al baño maría dos cucharadas de sopa de miel y dos de aceite de oliva virgen extra. Es muy importante que no dejes que hierva, sólo hay que calentarlo para que la miel quedé liquida. Aplícalo sobre el cabello seco y déjalo 30 minutos.
Después lo lavas como de costumbre. Puedes aplicar esta mezcla en la raíz sin problemas, ayuda a que la raíz del pelo se fortalezca y disminuya la caída.El pelo no quedará grasiento, ya que al tratarse de un aceite vegetal y no mineral saldrá muy bien con el lavado.
Resultado: ¡Tu pelo muy hidratado y con las puntas perfectas como si acabaras de salir de la peluquería!
PD: Es muy importante que la miel sea miel de verdad y no una mezcla de glucosa o jarabe de las que se venden en los supermercados. Lo ideal es que su origen sea de un colmenar.
PD2: Si quieres conocer nuestros productos que llevan miel, aquí los tienes: Jabón Detox, Jabón Nutritive y Jabón Warm.
Screen Shot 2016-01-22 at 13.48.37

Jabón Detox de Per Purr: hierba-limón y miel


 

Las arcillas tienen una amplia gama de propiedades y colores que varían en función de su composición mineral. Lo que todas ellas tienen en común es su alta capacidad de absorber toxinas y residuos que están en la piel y que no son removidos con la limpieza de todos los días.
Con una limpieza profunda, usando arcilla una vez o dos a la semana, lucirás una piel más limpia y sana.
Una buena idea puede ser añadir a la arcilla aceites vegetales y esenciales; miel, frutas frescas o yogur. O si eres de las tradicionales: un poco de agua mineral. Con esto obtienes tantas combinaciones benéficas para la piel que no alcanzas a imaginar.
Las mascarillas hechas con arcilla dejan la piel limpia, suave, aterciopelada y mejoran la circulación de la sangre en la región aplicada. ¿Quieres más? Esta “tierra mágica” es uno de los más poderosos antisépticos y antiinflamatorios naturales que existen.
Aquí os dejamos algunas sugerencias que ya hemos probado en Per Purr. Sí, trabajamos, pero nos cuidamos al mismo tiempo.

Arcilla: ¡la mejor medicina para tu piel!

Arcilla: ¡la mejor medicina para tu piel!

La arcilla verde

Es la más conocida y se emplea principalmente en las pieles grasas y con tendencia acneica. Tiene la capacidad de extraer completamente la grasa de la piel y matar las bacterias responsables de causar los granitos. Esta mascarilla puede ser usada desde dos a tres veces a la semana.

Receta:
  • 2 cucharadas soperas bien llenas de arcilla verde
  • Agua tibia o fría. Usar la cantidad necesaria para hacer una crema homogénea
  • 1 cucharita de miel
  • 5 gotas de extracto de propolis
Como hacer:

Mezclar bien todos os ingredientes y aplicar en la piel previamente limpia. Aplicar y dejar 20 minutos. Cuando la mascarilla empiece a secar enjaguar con agua tibia y seguir con las cremas de costumbre.

Arcillas blanca y amarilla

Indicada para pieles normales y sensibles. Esta arcilla limpia los poros sin remover toda la grasa de la piel, lo que es muy importante en caso de pieles sensibles: mantener la hidratación natural de la piel.
También calma las irritaciones cutáneas que son causadas por los cambios del tiempo, intervenciones dermatológicas, o exceso de sol.

Receta:
  • 2 cucharadas soperas llenas de arcilla blanca o amarilla (o las dos)
  • Agua tibia. Usar la cantidad necesaria para hacer una crema homogénea. En este caso también puede ser interesante en lugar del agua, usar algún hidrolato (agua de planta) como la de camomila, lavanda o rosas.
  • 1 cucharada sopera de yogur natural (¡desnatado NO!)
Como hacer:

Mezclar todos los ingredientes hasta tener una crema homogénea y dejar que la mascarilla repose en la piel 20 minutos. Enjaguar con agua tibia. Los efectos de las mascarillas son mejores y más visibles si tu las aplicas por la noche antes de acostarse.
Al dormir la piel descansa y al día siguiente está estupenda.

La arcilla rosa (o roja)

Sin duda la más indicada para las pieles secas, maduras y con manchas. Tiene poder clareador y puede ser usada con frecuencia.

Receta:
  • 2 cucharadas soperas llenas de arcilla rosa
  • Agua tibia en cantidad suficiente para hacer una crema homogénea. Aquí viene mejor imposible el agua (hidrolato) de rosas
  • 5 gotas de aceite de jojoba
  • 1 cucharita de miel
  • 3 gotas de aceite esencial de rosas (¡ojo! Tiene que ser puro)
Como hacer:

Después de mezclar bien los ingredientes dejar que la mascarilla repose 20 minutos en la piel y enjaguar con agua tibia. Notarás arrugas atenuadas al día siguiente.

El Ghassoul (se dice Rasul)

Se trata de una arcilla marroquí muy rica en sílica, un mineral que es indispensable en la regeneración de las capas más profundas de la piel. Mejora la elasticidad estimulando la producción de colágeno. Puede ser usada por todos los tipo de piel.
Esta arcilla es un poco diferente de las otras porque absorbe más agua al cabo de los minutos quedando todavía con una textura más cremosa.

Receta:
  • 1 cuchara sopera llena de Ghassoul
  • Agua suficiente para crear una mistura cremosa. Lo ideal es colocar un poco de agua, esperar 10 minutos y adicionar más. Si hace falta y crees que todavía no está tan cremosa, esperar  diez minutos y añadir más agua

Los complementos para esta mascarilla varían de acuerdo con el tipo de piel. La miel siempre da buenos resultados con todas.
En el mundo de las mascarillas de arcilla hablar de límites es como poner muros al cielo. Las arcillas son fáciles de encontrar, cuestan poco y normalmente todos los herbolarios las tienen. Ahora ya no tenéis excusas para no lucir una piel limpia y linda.

Una belleza comprometida
Suscríbete y recibe un 10% de descuento en tu primer pedido
Subscription Form
cartmagnifiercrossmenuchevron-down linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram