Teorías no faltan sobre qué es ser saludable o cuidar de la salud en los días de hoy. Aparte de que la oferta de novedades y tendencias sean enormes, el año 2020 nos trajo un “plus”: ¿Cómo ser sano en épocas de pandemia? ¿Qué es ser sano en nuestra nueva normalidad?


Cada día surge una tendencia y lo que pensabas que era lo mejor para tu salud, la ciencia dice que no lo puede afirmar al cien por cien. Cuando nos preguntamos qué significa ser saludable, aparecen más paradojas, resultando muy difícil ubicarnos.
 
¿Qué alimentos consumir? ¿Pero eso es realmente natural? ¿Qué significa “natural”?¿Por qué ecológicos y orgánicos? ¿Pagamos más caro si es local friendly? ¿Por qué comer sin sal, sin azúcar, sin gluten, sin trigo, sin lactosa? Una infinidad de “SIN’s” ¿Has mirado bien si lo que consumes no está testado en animales, si es cruelty free, sin plástico y biodegradable? 
 

 
Esta multitud de preguntas ya habrán pasado por tu cabeza y es normal, ya que vivimos en un mundo donde la “sobre-información” nos acompaña en todos los ámbitos.
 
Un día un homeópata me recomendó ducharme con avena, que eso me ayudaría a mejorar los síntomas de la alergia que tenía. Parece un chiste, pero fue real.Os acordáis que hace poco el té verde era la solución, luego la quinoa y un año después el tomar valeriana para dormir, pues hoy lo es la melatonina. También el milagroso aceite de coco, que servía para todo, y de repente todos hablaban de las semillas de chía y del extracto de pomelo. 
 
Enseguida, el elixir de la juventud se transformó en el zumo de aloe vera, los smoothies, las bayas de goji, el matcha tea y ya no se podía vivir jamás, sin la espirulina. Sin olvidar las últimas tendencias más saludables del mundo: hacer el ayuno intermitente y 3 días detox consumiendo solo líquido. ¿Pero no lo haces tú? Pues estás “out”. (Por favor: ¡eso sí es broma!).
 
Como habéis notado, llegar a conclusiones sobre esa temática no es fácil. Por supuesto, todo lo que mencioné arriba puede tener sentido cuando hablamos de cuidados de la salud. Sin embargo, si hoy comer salmón a la plancha es saludable, mañana alguien nos dirá que está lleno de mercurio, que es tóxico y que debemos evitarlo.
 
Por este y otros motivos, no hay una única respuesta que signifique o ejemplifique lo que hoy es el ser saludable. No hay receta. 
 
Seguramente es importante mantenerse informado y proponerse a cambiar hábitos que no te benefician. Tener cuidados con la nutrición y la buena forma física son parte del “pack de una vida sana (y feliz)”. Aparte, eso sí, está comprobado por la ciencia: el cuerpo, la mente y el espíritu influyen en nuestra salud.
 
Todavía hay un mundo por descubrir, pero si no queremos volvernos locos, la idea es compartir lo que creemos que nos puede guiar dentro de este mar de posibilidades:
 

  1. Lo natural, pero sin ser radical

 
Esta “tendencia” no es para nada nueva y sigue con su relevancia. Recomendamos que invites a los alimentos naturales a que vuelvan a ocupar más espacio en tu cocina.
 

 
 El viaje hacia una vida más sana empieza con las verduras, frutas, hojas y semillas. Como lo era antiguamente. Entonces di adiós a los industrializados y a los aditivos. Di hola a las nuevas fuentes de energía provenientes de la naturaleza o de tu propio huerto, si te lo puedes permitir.
 
Recuerda que no queremos vivir en la obsesión alimentaria, ya que los placeres de la vida también están relacionados a la comida. Así que, natural, pero sin ser radical.
 
 

  1. Moverse, pero como te guste 

 
Cada persona tiene un estilo de vida diferente. Puede ser que a ti no te apetezca el yoga pero te encante nadar. Es decir, la tarea es descubrir cómo te gusta moverte.
 
 Hay muchos entrenamientos que promueven la salud; caminar 30 minutos al día o pasear en bici también son actividades físicas sencillas y eficientes.
 

 
El resultado no importa en este caso, sino el viaje que te lleva allí. ¿De qué vale un cuerpo lleno de músculos y curvas si no estás contento moviéndote? 
 

  1. Cuerpo sano y la mente también

 
Sentirse en casa dentro de tu cuerpo no se logra solamente con actividades físicas  regulares. La salud mental también tiene un papel muy importante.
 Hay muchas formas de cuidar de la mente, sea a través de meditaciones, terapias, hipnosis, tratamientos holísticos, entre otras. Relajarse y enfocarse completamente en ti mismo es fundamental y funciona como un bálsamo. 
 

 

  1. La piel, el cabello y la ropa

 
Empezamos con la alimentación, cuerpo y mente, luego llegamos a nuestra piel, cabello y la ropa que llevamos. Esto también es parte de nuestro día a día. ¿Qué tipo de jabones y cosméticos utilizas? ¿Dónde los compras? ¿De qué están hechas tus ropas y accesorios?
 


Solo haciéndote este tipo de preguntas podemos repensar y cuestionar cómo y dónde podemos mejorar nuestros hábitos. 
Sabemos que no es tarea fácil pero, con disciplina y sin estrés, te invitamos a adentrarte en cada uno de los temas, experimentando poco a poco los cambios. Para adaptar tu rutina, mejorando significativamente tu salud a través de la alimentación, del entrenamiento o de la meditación, lo dejamos a tu criterio.
Los retos también pueden ser nuestros aliados. Beber 2 litros de agua al día y dormir las 8 horas que mereces, a lo mejor te ayudarán a alimentarte de manera equilibrada y saludable. Pero no hay que olvidar jamás el placer y la diversión, al final dicen que la vida es demasiado corta y 2020 será un año difícil de olvidar, por lo tanto a disfrutar de la vida, sea con una copita de cava o con una infusión de manzanilla!

¡Hola lectores de Per Purr!

Después de mucha resistencia por mi parte a la hora de grabar un vídeo (sí, soy tímida y no me gustan para nada las cámaras), ¡por fin lo hice! Lo que hace el aburrimiento de la cuarentena, ¿no?

Lo que me llevó a grabarlo fue ver la infinidad de marcas e influencers que no explican bien cómo se aplica un facial, sea aceite o serum.

En un 99% de los vídeos que ves en las redes sociales, o en las propias páginas de los productos, la modelo coge la pipeta dosificadora y aplica una cantidad masiva de producto en el rostro y ¡tocando la piel con la punta de la pipeta! 

¡No hagas eso nunca! Aunque un aceite no debería contaminarse, pues no lleva agua, y los serums que llevan agua igualmente contienen conservantes, cuando la pipeta toca la piel indeterminadas veces y la vuelves a meter dentro del producto eso puede “ensuciar” el producto. 

El método de aplicación (con la pipeta) es usado para que el producto envasado no entre en contacto ni con los dedos ni con la piel, manteniéndose mejor por mucho más tiempo.  Además, con la aplicación correcta evitamos una posible contaminación y que se malgaste el producto.

Como verás en el vídeo, usé 6 gotas de aceite para todo el rostro y cuello. Tengo la piel súper seca, por lo que, si tienes la piel normal, mixta o grasa, con 3 o 4 gotas tienes más que suficiente para una aplicación.

 

 

PASOS A SEGUIR PARA UN MEJOR RESULTADO:

Primeramente y muy importante: ¡limpia la piel! 

Sea con tu producto habitual, con un gel (los de Per Purr son súper suaves y reforzados con proteína de avena, por lo que puedes lavarte el rostro con ellos) o con una pastilla de jabón suave. Yo en este momento estoy usando la pastilla Relax de Per Purr, que lleva lavanda y aceite virgen extra de oliva. Hice la espuma entre las manos y lavé el rostro vigorosamente pero con cuidado, dando un masaje inicial para aumentar la circulación.

Seca la piel con una toalla dedicada exclusivamente a la piel del rostro. Hazlo con toquecitos suaves sin arrastrarla sobre la piel. Si usas algún tónico, este es el momento de aplicarlo. 

Deposita, en la palma de una de las manos, la cantidad de gotas de aceite de acuerdo con el tipo de piel que tengas. En mi caso fueron 6 gotas. Caliéntalo ligeramente con las yemas de tus dedos antes de aplicarlo en el rostro. Aplica un poco en cada zona y luego ve masajeandolas delicadamente. Acuérdate bien de la mandíbula, contornos de ojos y labios. El cuello siempre lo puedes finalizar con movimientos ascendentes.

Si te das cuenta, apenas con la aplicación del aceite y un ligero masaje, la piel queda con un efecto mate perfecto para el uso (o no) del maquillaje. 

¡Piel unificada y nutrida en un solo paso!

 

En el vídeo no me has visto pasando la crema solar, pero es un paso imprescindible en todas las épocas del año. El índice UV en abril está llegando en 4-5 incluso en días lluviosos. Así que ¡protégete!

Si tienes alguna duda relativa a la aplicación del producto o cualquier otra, no dejes de contactarnos en nuestro whatsapp (+34) 645 64 49 90 o por correo en contact@perpurr.com. ¡Somos todo oídos!

Una belleza comprometida
Suscríbete y recibe un 10% de descuento en tu primer pedido
Subscription Form
cartmagnifiercrossmenuchevron-down linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram